Incripciones Abiertas

viernes, 9 de noviembre de 2012

Niña delante de la Chimenea – Balthus 1955



La pintura de Balthus es una experiencia visual del deseo, el silencio y la pureza. Es una anotación intimista sobre la belleza y sus riesgos. Su obra es un pacto luminoso con el silencio y con los deseos ocultos que de manera comprensible nos pierden. Transmitir que la belleza y la inocencia encierran peligros insospechados fue la gran lección de la obra de Balthus
Niña delante de la Chimenea es un claro ejemplo de ello. En una sala desierta aparece una niña observando su desnudez en un espejo. Todo lo que le rodea es una luz erótica, inquieta, que envuelve la escultural monumentalidad de la modelo, que parece tallada en mármol. Pese a la frialdad de la sala, la luz lo tiñe todo de calidez y es esa luz, junto a la postura de la niña, la que nos confunde con sus matices eróticos.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada